Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 27 de abril de 2011

Adónde va el Medio Oriente

Gabriel Correa V.

Análisis.

Más allá de la satisfacción por la caída de autócratas como Mubarak en Egipto , lo cierto es que la transformación que está ocurriendo en el mundo árabe promete alterar radicalmente la relación entre la región con Occidente. Para entender este cambio , es necesario tener en cuenta que las grandes potencias europeas y EE.UU. han mantenido su influencia en la región. En 1916 el Reino Unido y Francia firmaron el acuerdo Sykes-Picot por el que se repartieron el control del Medio Oriente . Tras la descolonización , la influencia occidental se mantuvo en cabeza de Washington. Norteamericanos y europeos fueron expulsados temporalmente de algunos países Egipto en 1952 , Libia 1969 , etc. Pero en general su presencia se mantuvo gracias a una mutua necesidad.
Tanto los gobiernos árabes como sus homólogos en Europa y EE.UU. estaban interesados en la estabilidad de un negocio petrolero que beneficiaba a unos y otros.
Las protestas de estos días cambia esta ecuación. En los casos en que la revolución triunfe , los nuevos gobiernos serán más nacionalistas cuando no fundamentalistas . En consecuencia , estarán menos dispuestos a aceptar la protección occidental y podrían retornar al viejo hábito de utilizar el petróleo como una arma para afirmar su peso
Los gobiernos autoritarios árabes ya no pueden confiar en el respaldo estadounidense

Internacional. Pero , además , las cosas pueden no ir mejor para los occidentales si los viejos regímenes sobreviven . Después de que el presidente Obama se ladease a favor de la oposición y abandonase a Mubarak , los gobiernos autoritarios árabes ya no pueden confiar en el respaldo estadounidense. Ahí está , el caso de Bahréin , cuyo monarca aceptó albergar una base estadounidense a la espera de contar con el respaldo de Washington en tiempos difíciles. Ahora , con la Casa Blanca cada vez más crítica por la represión de las recientes manifestaciones , parece probable que el rey Hamad no encuentre ninguna razón para permitir a EE.UU. continuar disfrutando de esas facilidades militares.
Así , EE.UU y sus socios europeos podrían quedarse sin espacio tanto en el viejo como en el nuevo mundo árabe. Por un lado , los gobiernos nacidos de esta oleada revolucionaria prometen ser menos condescendientes con sus intereses. Por otro , sus antiguos aliados los miran como traidores. Para complicar las cosas , los regímenes asediados y las nuevas autoridades revolucionarias pueden buscar otros socios. China quiere ganar influencia sobre el petróleo de Medio Oriente y no tiene reparo alguno en pactar con quien sea necesario. Así las cosas , las manifestaciones de las capitales árabes pueden ser el anuncio del final de un siglo de presencia occidental en la región . 

No hay comentarios:

Publicar un comentario