Se ha producido un error en este gadget.

sábado, 14 de enero de 2012

La chica que mencionó, lo innombrable.

Estaba fresca la noche, sorprende por ser verano, parado en el Jr. Ica, en el centro de Lima, esperando a Giovana, una buena amiga, para ver “El primer día del resto de tu vida” en el cine “El Centro” en la Triple A (asociación de artistas aficionados), la cual terminaría siendo una excelente película, que tiene como objetivo principal mostrar los problemas comunes que hay en las familias, pero bueno, ese sería otro tema, mientras esperaba a que llegase, fui a la tienda por un agua mineral helada y unos cigarros, buena combinación para esperar en la calle.
Es así que, mientras la esperaba, una chica de unos 21 ó 22 años se acerca a mí y pregunta por la película que iban a dar en el cine, le explique más o menos la temática de esta; se mostró más interesada luego que le terminará de explicar, a lo cual pregunto por el costo de la entrada, se sorprendió cuando le dije, 3 soles, ella sonrió y dijo, entonces me quedo, tu también entrarás a verla, preguntó ella, claro que si, respondí, y fue así que iniciamos una conversación extensa.
Ella tocó un tema algo delicado para mí, la música, ya que son pocas las personas que conozco con las cuales comparto el mismo estilo musical, ella me dijo que era fanática a morir de Jim Morrison, y claro, quien no lo va a ser, el “Rey Lagarto” es toda una figura, un ícono del rock; le pregunte si le gustaba el blues, y mencionó a The Ramrods, sorprendido quedé cuando mencionó a la banda de donde salió el Stone, Keith Richards, pero más impresionado quedé cuando mencionó que una de las mejores voces del blues, para ella, es Howling Wolf, pero por supuesto, el lobo, una voz impresionante y excelente con la armónica, le pregunte si le gustaba Led Zeppelin, justo cargaba en mi morral el mejor disco de Led Zeppelin, Led Zeppelin IV, tremendo álbum, ella me tildó de loco, estás loco? Led Zeppelin, Jimmy Page y Robert Plant, dámelos siempre, moriré escuchando Starway To Heaven, fue lo que me dijo, y añadió, el mejor guitarrista de los 70’, Jimmy Page, muy adelantado para su época, sonreí  y le dije, Jimmy Page es uno de los mejores guitarristas que he escuchado, pero hay varios con él. Seguimos por la senda de los 70’ y tocó a Pink Floyd, Pink Floyd es una de mis bandas predilectas, amo su música, y ese estilo, no sé cómo llamarlo, que tenían. Dijo ella, por supuesto, Pink Floyd es una gran banda, pero más me gusta con Syd Barret, cuando él sale, cambió en muchas cosas, pero aún así, siguió siendo una excelente banda.
Ya habían transcurrido 30 minutos de conversación, Giovana había llamado para decirme que estaba a 6 cuadras del cine, me alistaba para la despedida, momentánea, porque en el cine no se conversa, amigos míos, se tiene que disfrutar y encontrarle el valor social a la película que estás próximo a ver. Lo curioso, habían pasado 30 minutos de conversación y habíamos compartido muchas cosas, la literatura que leemos, los tipos de películas que nos gusta, pero lo que más caló, fue la música, pero no nos habíamos dicho, ni mucho menos preguntado nuestros nombres, y así fue, no supe su nombre de ella, ni ella el mío, la llamé, “la chica progessive” por mencionar a Pink Floyd.
Pero no todo se quedó en Pink Floyd, ella mencionó una banda que no esperaba, una banda que sé que muy pocas personas escuchan, una banda que aquí en Perú es poco probable que la gente hable o mencioné su música, ella mencionó a, lo pondré en mayúsculas, JOY DIVISION, cuando mencionó a la banda inglesa liderada por un grande, un verdadero poeta en la música, Ian Curtis, quedé perplejo, mi cuerpo se estremeció, y lo primero que se me vino a la mente tras escuchar que escuchaba Joy Division, fue pedirle matrimonio, y es en serio, solamente sé de dos chicas que escuchan Joy Division, la hermana de uno de mis amigos, y la esposa de mi primo, después no supe de otra chica que escuche a esta tremenda banda, lástima por el deceso de Ian, lo único que atiné cuando me dijo eso fue, sonreír y decirle que no había encontrado a mucha  gente en la calle que me dijera que esucha Joy Division, a lo que me dijo, y ¿si has encontrado de gente que escuche a Billy Idol?, rayos! Billy Idol, formó su banda y se ganó su nombre artístico, y después se dedicó a ser solista, y una de sus mejores canciones, “White Wedding”, la pueden escuchar en una de las rock station del GTA: San Andres, me gusta mucho Billy Idol y Joy Division, son excelentes, claro, Joy Division está unos escalones por encima de Billy Idol, pero igual, los dos son sensacionales, al igual que las otras bandas mencionadas, estaba por decirle para ir comprando las entradas antes que llegué más gente, cuando, menos lo esperaba, Giovana estaba detrás de mí, con su amiga Karen.
Adentro encontramos a más gente conocida, “la chica progress” se encontró con su amiga y entró con ella, a la salida la busqué con la mirada si estaba por ahí, pero no, no la ubiqué, queda en el recuerdo, un buen recuerdo, la chica que alguna vez mencionó lo innombrable, lo diré así porque no escucho mucho hablar de Joy Division en Lima, solo cuando estoy tomando licor con mis amigos en el Jr. Quilca o en la plaza San Martín.

3 comentarios:

  1. jjaajaajajja aque pendejada... pero bonito relato d un nero bohemio que osa escribir sus memorias entre click y clik del teclado

    ResponderEliminar
  2. qué buena historia, plagada de variedad, calidad e historia musical. Esa manera de conocerse era digna de no quedarse en un simple recuerdo. Te quedaste lagarto.

    ResponderEliminar
  3. La literatura y tu existencialismo es tu esencia!

    ResponderEliminar